Facebook Twitter YouTube E-mail

Argentinos sí, Zonzos no

Seguramente alguna vez un abuelo piola, pariente o persona adulta nos dijo “¡eh…pero no seas zonzo, haceme el favor querés!”.

Ahora bien, ¿qué significa ser zonzo? ¿Qué es una zoncera?

Siguiendo el enunciado ilustrativo del principio, podría tomárselo en sinonimia a “tonto”, “atolondrado” (un adj. que es de mis preferidos), “ingenuo“, “torpe” y demás des-calificativos.

Podrán decir: ¿cómo se aplica esta no-cualidad a un contexto socio-político? ¿Por qué se escribe sobre algo tan ingenuo e inofensivo en un contexto relacionado con lo político, el debate de ideas, con lo Nacional y el Bien común?

San Jauretche

A mi juicio, nada más importante en la historia de nuestras desventuras o derrotas políticas, sociales (y si se quiere morales) que el carácter zonzo, desafortunada e intencionalmente incorporado a nuestro contexto social.

Cualquiera que haya seguido leyendo hasta aquí sabrá que la idea de utilizar este concepto no es novedosa ni pertenece a mi autoría: viene traído, macerado y si se quiere admirado de las ideas de Don Arturo Jauretche,1 en especial de su obra Manual de Zonceras Argentinas.

Ahora bien, volviendo a qué significa ser zonzo: las palabras a las cuales le atribuí antes el carácter de sinónimo parecerían dar a la idea de zonzo el rasgo de nada más que ingenuo (o si quieren un expresión foránea, naïf). Pero claramente, un zonzo no es solamente un tipo ingenuo (si fuera nada más que esto, no sería un problema).

Cito:

“Las zonceras que voy a tratar consisten en principios introducidos en nuestra formación intelectual desde la más tierna infancia -y en dosis para adultos- con la apariencia de axiomas, para impedirnos pensar las cosas del país por la simple aplicación del buen sentido…”

Préstese atención a las palabras resaltadas: los principios introducidos hacen notar la influencia de un factor externo (externo en el sentido de foráneo o externo en el sentido otro -compatriota- infestado de colonialismo); este factor es lo que hace dotar a las zonceras del carácter axiomático, de ser incuestionables, dadas por supuestas y de responder al orden de lo establecido (a la realidad cotidiana).2

Esto deviene en una consecuencia que a continuación cito:

“A medida que usted vaya leyendo algunas, se irá sorprendiendo, como yo oportunamente, de haberlas oído, y hasta repetido, innumerables veces, sin reflexionar sobre ellas y, lo que es peor, pensando desde ellas.”

Ese pensar desde ellas es lo que nos impide lograr la aplicación del buen sentido (resaltado anteriormente): no impide poder llevar a los hechos, contrastar y preguntarnos acerca del por qué de las cosas. Nos impide usar nuestro tan preciado S.C. (sentido común) que tanta falta nos haría para confrontar las punzantes amenazas anti-patria y contrapuestas a los intereses de las mayorías populares.

(Se me vienen a la cabeza dos frases muy célebres de otro grande, Raúl Scalabrini Ortiz3, que viene al caso para ilustrar ese engaño que nos imponen):

“Estos asuntos de economía y finanzas son tan simples que están al alcance de cualquier niño. Sólo requieren saber sumar y restar. Cuando usted no entiende una cosa, pregunte hasta que la entienda. Si no la entiende es que están tratando de robarle.”

“Todo lo que nos rodea es falso e irreal. Es falsa la historia que nos enseñaron. Falsas las creencias económicas que nos imbuyeron. Falsas las perspectivas mundiales que nos presentan y las disyuntivas políticas que nos ofrecen. Irreales las libertades que los textos aseguran. Todo lo material, todo lo venal, transmisible o reproductivo, es extranjero o está sometido a la hegemonía financiera extranjera.”

Luego de semejantes frases y conclusiones, creo que lo que este humilde autor puede aportar es bastante poco; la idea de traer a estos grandes debates (propios de un CLUB con todas las letras) es hacer, si se quiere, una autocrítica, un mea culpa o una actividad reflexiva acerca de estos enunciados, estas zonceras que sistemáticamente se nos van imponiendo. Lo terrible es, justamente, que se nos siguen imponiendo (ya que si fueran estáticas con el solo hecho de leer el libro citado ya estaríamos salvados).

A mi juicio, la única herramienta que tenemos es seguir aportando nuestra reflexión en pos de desenmascarar cada una de las nuevas zonceras que nos quieran introducir.

Aquí otra cita para reflexionar:

“Las zonceras no se enseñan como una asignatura. Están dispersamente introducidas en todas y hay que irlas entresacando… se apoyan y se complementan unas con otras, pues la pedagogía colonialista no es otra cosa que un puzzle de zonceras. …de la comprobación aislada de cada zoncera llegaremos por inducción -del fenómeno a la ley que lo rige- a comprobar que se trata de un sistema, de elementos de una pedagogía, destinada a impedir que el pensamiento nacional se elabore desde los hechos, es decir desde las comprobaciones del buen sentido.” (Aquí refiere a esa imposibilidad que se nos impone que antes mencioné).

Retomo la idea, para ir terminando, de no ver al zonzo como un mero ingenuo o tonto: la mayoría de los que administran estas pedagogías no son zonzos congénitos. Por el contrario, sonexcesivamente vivos ya que ofician de eso y conocen a la perfección las consecuencias y fines que las zonceras que administran traerán. Esto, por acción; no olvidemos que muchos, por omisión, al descubrir la zoncera no quieren enterarse o salir ellos mismos a la luz. Ocurre, creo yo, que a raíz de una suerte de mecanismo defensivo comprenden que al desenmascararse esa mentira estructural se derrumbarían esas bases a las cuales aluden la fuente de sus sabidurías y prestigio (lo más apreciado y cuidado de la cultura mediopelense). De uno u otro modo, por acción u omisión, la consecuencia es la misma; ilustro aquí el ejemplo del hacedor de “la madre que las parió” a todas las zonceras mostrando que este nefasto “prócer” no era ningún tonto al momento de exclamar “Civilización y Barbarie”

“…Todo hecho propio por serlo, era bárbaro y todo hecho ajeno, importado, por serlo, era civilizado. Civilizar, pues, consistió en desnacionalizar.”

***

¿Cómo luchar contra cientos de años de inculcación e imposición de semejantes y tremendas barbaridades y disparates?

¿Cómo, desde nuestra humilde posición, hacer valer ese S.C. para poder demostrar la invalidez y el carácter nefasto de estas premisas?

Dejo otra cita (a ver si sirve a la causa):

“Descubrir las zonceras que llevamos adentro es un acto de liberación: es como sacar un entripado valiéndose de un antiácido, pues hay cierta analogía entre la indigestión alimenticia y la intelectual. Es algo así como confesarse o someterse al psicoanálisis -que son modos de vomitar entripados-, y siendo uno el propio confesor o psicoanalista.”

Como mencioné antes al pasar, nuestra única arma es investigar, preguntar, desconfiar, molestar e indagar sobre ciertos estamentos de lo que la sociedad da por establecido. Ya es hora, a mi juicio, de que los dogmas y totalitarismos intelectuales sean derrumbados en pos de un conocimiento al servicio de la sociedad y del pueblo todo.

A no olvidar que en cuanto el zonzo analiza la zoncera, deja de ser zonzo.

(No analizarlas, no preguntarnos acerca de ellas nos hace serlo)

Julián Agustín Ferreyra

[j.A.f]

Consultar

El Medio Pelo en la Sociedad Argentina y Manual de Zonceras Argentinas (A. Jauretche)

El hombre que está solo y espera y Política británica en el Río de la Plata (R. Scalabrini Ortiz)


  1. Semejante tipo no se merece que ponga en su nombre un link a Wikipedia para saber quién era. Regálenle una búsqueda un poco más seria y -copada-. []
  2. Acentuar tanto el hecho de lo impuesto, de lo no-movible viene a destacar un carácter propio de la zoncera, que es que su fuerza no está en la argumentación; justamente excluyen la argumentación ya que se pretende que no haya discusión. []
 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn

18 Respuestas

  1. Daniel Wizenberg

    Me quedo con esta cita, tiene que ver de lleno con el horizonte politico del CDP, pensando lo que parece dado y a partir de ahi construyendo.
     
    “A medida que usted vaya leyendo algunas, se irá sorprendiendo, como yo oportunamente, de haberlas oído, y hasta repetido, innumerables veces, sin reflexionar sobre ellas y, lo que es peor, pensando desde ellas.”

  2. Germán

    Bueno, que decir. Nada. Está todo escrito allí. Habrá que empezar después con el debate. Felicitaciones por el texto.

  3. Cecilia

    Muy bueno el texto! Felicitaciones!
    feliz semana y que les sea leve para todos!

  4. Me quedo en lo particular con esta cita:

    “Nuestra única arma es investigar, preguntar, desconfiar, molestar e indagar sobre ciertos estamentos de lo que la sociedad da por establecido”

  5. Javier Vitale

    Digamos zonceras gratis. Yo tiro una: toda manifestación que no es de “la gente”  está organizado por la ayudita del chori y la coca. OJo eh, lo que se pierde “la gente”.

  6. Cecilia

    Perdon que cambie asi de tema.. pero les hago una preguntita: si tuvieran que elegir, eligirian el campo o a Cristina?
    Perdon si ofendo al autor del texto, que como dije antes, esta muy bueno, pero hace rato queria hacerles esta pregunta… Muchas gracias..

  7. Javier Vitale

    De mi parte creo que es una falacia otorgarle antagonismo al “campo” y al gobierno. Primero, porque lo que se llama el “campo” no es representarivo a todos los trabajadores del campo. Las cuatro entidades de la mesa de enlace representan al 1/3 de los productores, sean familiares o pequeños. Y segundo, que desde lo que se observa como estamentos políticos o gremiales, no se puede poner a la misma altura a entidades gremiales conjuntamente con el poder gubernamental. Es como que yo diga, están con el gremio de Luz y Fuerza o con el gobierno. Es un despropósito. No son comparables. Un gremio discute las cosas con los ministerios correspondientes de un gobierno, no con la presidenta. Y si se quiere transformarlo en un antagonismo, sí se puede pensarlo si el “campo” tuviera pretenciones partidarias y electorales. Porqué allí pasa de ser un reclamo sectorial y gremial a un discusión oficialismo-oposición. Ahí serían dos fuerzas políticas claras y no el Gobierno negociando con gremios.
    Saludos.

  8. Ignacio Meneses Intile

    Creo que con uno solo de los dos nos va a ir mal, asi que trataria que salgan parejo, pero no ganando cada uno un poco para salirse con la suya : sino el pueblo argentino.

  9. Elijo: Cristina, y el gobierno Nacional y Popular elegido por la mayoría en elecciones libres.
    (y siguiendo por lo expuesto por Javier, con el cual concuerdo en todo):
    Pero bueno, discrepo un poco en tu disyuntiva: creo que caer en “Campo Vs. Gob.” es un gran reduccionismo, un etiquetamiento producido e inducido por los Medios desde el minuto cero; esta dicotomía no ayuda, no es superador ni nada, sino que responde a justamente igual al Gobierno con un sector (y deberíamos saber, el gobierno está por encima de cualquier estamento, grupo o conjunto particular).

    Gracias, Cecilia, por las felicitaciones. Espero haberte respondido.
    (sino, fijate en el “qué es” del Club, donde figura nuestro Horizonte Político)

    PD: y luego de leer el comentario de Ignacio, claramente no estoy de acuerdo en ver al gobierno desde el punto de vista de “salirse con la suya”. El gobierno, si se quiere, nos representa (te representa); si tenes discrepancias y demás, lo que hay que hacer es construir poder, construir propuestas superadoras, en pos del pueblo argentino.
    (porque sino, queda una terna: pueblo, campo, gobierno).

    saludos
    [j.A.f]

  10. Agrego otra zoncera para nuestro humilde manualcito:
    “hay que poner el voto electrónico…no hay vuelta que darle”

    Aclaro: no es que esté mal esa forma de votar en sí, sino que toda la gilada periodística y de la opinión pública lo pone en el centro de la atención, cual salvador de todas nuestras miserias y problemas.

  11. Javier Vitale

    http://video.google.es/videosearch?q=voto+electronico&emb=0#

    Recomiendo ver esta investigación de porqué el voto electrónico es la peor forma actual de transparencia electoral.
    Saludos, y por una forma de elección más moderna. Como la boleta única, peeeero con pocos candidatos para que no pase como en la Provincia de Bs. As. donde si se implementaría ahora la boleta única llegaría a medir casi un metro!!!!

  12. exacto: el voto electro. se prestá más a la corrupción, ya que a los partidos minoritarios les costaría más acceder a recursos informáticos de control.
    Con la boleta eso no pasa: en caso de sospecha de irregularidades, se abre la urna y los sobres y ya está.

    acá un ejemplo de cómo los zonzos analizamos la zoncera y dejamos de ser zonzos..

  13. Germán

    Zonceras, zoncera… “Debemos eliminar retenciones y pedirle plata al FMI”, by the great Lilita Carrio. Con lo del voto electrónico nunca estuve de acuerdo porque creo que es mucho menos transparente que el tradicional. Ahora bien, debo decir que estoy de acuerdo con la boleta única, más allá de toda la gilada mediática en donde (zoncera número 2.334) “la democracia se nos cae si no implementamos la boleta única”. No, no es así. Pero tampoco estaría mal, en un futuro no tan lejano, implementar dicho sistema. Aunque, como oí por ahi, es feo que un partido político que quiera gobernar el país, no tenga los fiscales necesarios para garantizar el buen conteo de votos a su favor. Zonceras, zoncera… mañana alguna nueva.

  14. Germán

    Acordando con Javier, zoncera, zonceras: ” “El Campo” está de en contra de tal cosa.”  Bien. Es como decir: “La Industria esta en contra de tal medida”, e incluimos en “Industria” desde la multinacional extranjera, pasando por la empresa nacional, y por sus dueños, llegando al pobre laburador que cobra unos mangos mensuales. ¿Que es el Campo? En principio, algo más que una palabra, algo más que un concepto que designa, supuestamente, a partes homogeneas. No hay un tan mentado “campo”, sino un sector compuesto por miles de actores, cuyos intereses son tantos y tan distintos como actores participantes. Lo raro, me dirán, es que esos tantos actores hoy están todos juntos. Y sí, es raro. Pero de las zonceras vivimos. Zoncera 2.335: “Hola, que tal. Somos la Mesa de E.”

  15. “tienen que volver los militares” (una de las zonceras más nefastas)

  16. Tildar de “militares” a “milicos” es algo preocupante…
    Y es más que preocupante pensar en el organismo de defensa de nuestro territorio como actor posible en el ámbito político nacional.

    Zapatero a sus zapatos.

  17. sencillamente sin palabras…
    muy buen texto!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    un aplauso…
    y coincido totalmente….

  18. Javier Vitale

    Una interesante nota de Horacio González sobre los malditos de la intelectualidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Copyright © 2012 El Club de la Política | Todos los derechos reservados.                                                                                                                         Design @ by Federico Vadra